26 de octubre de 2011

No se llama cera, se llama acera...

La semana pasada fueron al colegio de Oliver unos policías municipales a dar una clase de educación vial. Al salir, me contaba entusiasmado algunas de las más importantes revelaciones obtenidas: "la cera no se llama cera, se llama acera; y la carretera no se llama carretera, se llama calzada..."
Hace un rato, entré a echar un ojo a la página web del cole y vi que habían colgado varias fotos del evento policial que aquí abajo adjunto. Al parecer Oliver (que se apunta a todo) participó activamente en las representaciones y aunque las imágenes están algo borrosas, son un testimonio inédito de nuestro niño en su vida escolar.

Aquí le vemos con un colega; ambos vestidos con el uniforme del colegio Hogwards cual si fuesen Harry Potter y un compañero.

Con esa sonrisa de alegría e ilusión, camino a ponerse frente a sus compañeros y hacer magia

Aqui, participando en una "fila de indios"; quizás pretendiendo que cruzan una peligrosa calzada

Y en esta foto; de izquierda a derecha: con muñeco rosa la profe de Oliver, Manuela; una agente municipal, el director del cole, otro policía, y finalmente Begoña, la profe del otro curso de 3º de educación infantil.